lunes, 10 de octubre de 2016

CANCION: "PASADOS TENGO HASTA AORA MUCHOS MESES Y LARGOS".

Reproducida por Serrano y Sanz, Manuel. Biblioteca de Autores Españoles. Apuntes para una Biblioteca de escritoras españolas. Desde el año 1.401 al 1.833. Vol II. Madrid: Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1.905, pp. 407-408.

Según nos manifiesta Serrano, lo transcribió de un manuscrito del siglo XVII, que era propiedad del Marqués de Laurencín, y que está hoy desaparecido.




CANCIÓN DE LA SEÑORA LUISA SIGEA DE VELASCO, DECLARANDO:


"habui menses vacuos et noctes laboriosas, et numeravi mihi".
Job, 7:3.
"Tengo meses vacíos, y noches laboriosas me dieron".

Pasados tengo hasta aora
muchos meses y largos
tras un desseo en vano sostenido
que tanto oy día mejora
[005] quanto los más amargos
y más desesperados e tenido;
lo que en ellos sentido
no puedo yo contallo;
el alma allá lo cuente;
[010] mas ella no lo siente
tan poco que no calle como callo;
¡oh grande sentimiento!,
que a vezes quita al alma el pensamiento.

Y quando esto acaece,
[015] según veo las señales,
ya creo que el remedio está cercano;
la vida se amortece,
no se sienten los males
tanto como sy esté el cuerpo mas sano;
[020] pero todo es en bano,
que al fin queda la vida,
y torna el alma luego
en el costumbrado fuego
a ser muy más que antes encendida;
[025] así que en fantasías
se me passan los meses y los días.

En fantasias y cuentos
la vida se me pasa;
los días se me van con lo primero,
[030] las noches en tormentos,
que el alma se traspassa
hechando quenta a un quento verdadero
qual es dende que espero
el fin de mi desseo;
[035] ¡quántas avré pasadas
de noches travajadas
sufriéndolas, por ver lo que aun no veo!
Éstas muy bien se quentan,
mas ¡ay, que las que quedan más me afrentan!

[040] En esto un pensamiento
me acude a consolarme
de quantos males solo dél recivo;
pensando en mi tormento
no oso de alegrarme
[045] según que se me muestra tan esquivo;
con todo, allí recivo
con tan nuevo consuelo,
y aunque parece sano
no osso hechalle mano,
[050] que a quien vive en dolor todo es recelo,
y al fin hélo por bueno
y huelgo de acoxerle acá en el seno.

Ésta es una esperanza
que viene acompañada
[055] de razón, que por mi parte no ha faltado,
que avrá de hazer mudança
en la fortuna ayrada
que a tantos años contra mí durado,
y aunque fuera hado
[060] o destino invencible
de cruda abara estrella,
muriera el poder de ella
con el de la razón, que es más terrible,
y con su ser perfecto
[065] traerán de mi desseo buen afecto.

Mas ¡ay! no sean aquesto
consolaciones vanas
que así como se sienten no esperadas
ansí se ban tan presto
[070] que dexan menos sanas
las almas donde fueren gasajadas;
las noches travajadas
agenas de alegria,
los dias, meses y años
[075] llenos de graves daños
avré de pensar siempre noche y día;
si en esto el remedio se halle
no sentiré el travajo de esperalle.

Porque no seas de las gentes creyda
[080] canción, conmigo queda,
que yo te encubriré mientras que pueda.



Esta canción será nuevamente reproducida, entre otros lugares, en:

  • Janés Nadal, Clara. Las primeras poetisas en lengua castellana. Madrid: Ayuso, 1986, pág. 36-37.
  • Kaminsky, Amy K. Water Lilies. Flores del agua. An Anthology of Spanish Women Writers from the Fifteenth trought the Nineteenth Century. Minneapolis/Londos: Univ. of Minnesota Press, 1996, pp. 80-81.

    Prieto Corbalán, María R. Epistolario Latino. Luisa Sigea. Madrid: Akal, 2007, pp. 143-145.

    Romero López, Dolores, et al. (eds.). Seis siglos de poesía española escrita por mujeres: pautas poéticas y revisiones críticas. Bern: Peter Lang S.A., 2007, pp. 85-87.

    Serrano y Sanz, Manuel. Antología de poetisas líricas. Tomo I. Madrid: Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1915, pp. 22-25.





    No hay comentarios:

    Publicar un comentario